TRANSFORMARSE CON OTROS

El trabajo de transformar implica siempre a un “otro”. Compañeros de camino con quienes vamos formando comunidades y que, como espejos, nos permiten mirarnos y crecer.

 

El trabajo en conjunto, el trabajo con otros, el ir formando comunidades de aprendizaje que se sustentan en prácticas interdependientes y de conspiración, provoca espacios educativos nutritivos para todos los que se vinculan a estos.

 

El hacer es, entonces, solidario y colaborativo, generador de nuevos conocimientos, y las estructuras que lo sustentan tienen características éticas particulares.

 

Los modos de hacer en conjunto involucran una especial sabiduría que permite la evolución de todo el sistema.