TRANSFORMAR EL HACER

La experiencia práctica, el pensamiento y la acción, además de ir experimentando materiales, situaciones y desafíos, nos transforman tanto a nosotros mismos como a todo lo que tocamos. Concebimos el aprendizaje en esta interacción, en el intercambio y en la vivencia de la relación con aquello que la vida nos ofrece.

 

Apuntamos a un hacer pedagógico con sentido y relevancia, hacer y pensar en integración. Nuestro enfoque propone una pedagogía unitiva, integradora del ser, conectada con la vida, una pedagogía orgánica y verdadera.

La escuela debe dejar de ser un lugar artificial y desconectado de lo que pasa y de lo que ‘nos pasa’. La escuela debe ser un centro de evolución y útero de la personalidad y el desarrollo.